Tras su visita al Vaticano, todos los obispos chilenos han presentado su renuncia ante el Papa Francisco por los casos de abusos, en las iglesias chilenas.

Un total de 34 obispos de Chile fueron convocados desde el 15 al 17 de mayo para reunirse con el papa Francisco después de los graves errores y omisiones en la gestión de los casos de abusos, sobre todo en relación al caso del obispo de Osorno, Juan Barros, acusado de encubrir al sacerdote Fernando Karadima, quien presuntamente habría abusado sexualmente de menores.

“Hemos puesto nuestros puestos en manos del Santo Padre y dejaremos que él decide libremente por cada uno de nosotros”, fueron parte de las palabras que los obispos exclamaron en un comunicado, en el que también pidieron perdón a Chile, a las víctimas de abusos y al Papa por el escándalo.

Cabe destacar que el sumo Pontífice ha agradecido este jueves a través de una carta pública la disponibilidad de los obispos “para adherir y colaborar en todos aquellos cambios y resoluciones” que se tendrán que implementar “en el corto, mediano y largo plazo, necesarias para restablecer la justicia y la comunión eclesial”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here